Back to Curso

2º Formación en Terapia Gestalt. Recursos

0% Complete
0/0 Steps
  1. BIENVENIDOS A ESTE CURSO

    MANUAL DEL ALUMNADO 2º VALENCIA
    3 Temas
  2. TALLERES TEÓRICOS
    LA ENTREVISTA INICIAL EN PSICOTERAPIA
    19 Temas
  3. TEST DE PSICODIAGNÓSTICO GESTALT H. SALAMA
    11 Temas
  4. FACILITACIÓN DE GRUPOS
    10 Temas
  5. FENOMENOLOGÍA Y ESCUCHA
    7 Temas
  6. LA TEORÍA DEL SELF (I)
    13 Temas
  7. CONCIENCIA CORPORAL (II)
    9 Temas
  8. TRABAJO CON FAMILIAS
    9 Temas
  9. TRABAJO CON PAREJAS
    15 Temas
  10. GESTALT PARA NIÑ@S Y ADOLESCENTES
    10 Temas
  11. LA PSICOPATOLOGÍA DESDE LA TERAPIA GESTALT (I)
    9 Temas
  12. SUEÑOS, DUELOS Y FANTASÍAS (I)
    11 Temas
  13. TÉCNICAS EN TERAPIA GESTALT: PSICODRAMA FENOMENOLÓGICO
    13 Temas
  14. TÉCNICAS EN TERAPIA GESTALT: PROYECCIONES GRÁFICAS
    12 Temas
  15. SUEÑOS, DUELOS Y FANTASÍAS (II)
    10 Temas
Lección Progress
0% Complete

Una de las primeras cuestiones planteadas en la misma definición de la Terapia Gestalt, es la que se refiere a la experiencia y al contacto. “La experiencia se produce en la frontera entre el organismo y el entorno…”, el contacto es la realidad más simple e inmediata.”, “…la experiencia, en última instancia, es contacto, el funcionamiento de la frontera entre el organismo y su entorno.” [1]

Perls y Goodman inician con estas ideas el “Terapia Gestalt”, delimitando el campo de estudio de la Psicología en la operación de la frontera contacto en el campo organismo/ entorno” [2].

Estas son ideas iniciales y también ideas clave en el desarrollo del enfoque gestáltico. Conviene detenernos en estas sencillas frases para desplegar su sentido.

Tratando la experiencia como realidad primordial, hacemos que nuestra atención se sitúe en ese territorio fascinante que podríamos llamar “lo que ocurre”. Al dejar las especulaciones de la razón -los porqués-, esta idea lleva el interés del estudiante de Gestalt hacia lo obvio, en el sentido de lo visible, audible, perceptible, en definitiva.

Si estiramos nuestro análisis, podemos categorizar varios tipos de experiencia. Estaría, en primer lugar, la conducta visible, lo que cualquier observador constataría que ocurre con un organismo y su entorno inmediato. Pero también la experiencia describe una serie de fenómenos, que el organismo registra como resultado de la interacción, del contacto con algún elemento del entorno. Son estos fenómenos que no podemos ver o percibir como observadores, solo están disponibles a los agentes de la interacción. Ejemplos de ellos son las emociones, los descubrimientos debidos a la curiosidad, los aprendizajes, los recuerdos que “aparecen”, etc.

Otro de los elementos que relatan nuestras primeras frases de la Teoría Gestalt es el contacto, asimilado a la experiencia de un modo radical. No solo es, el contacto en su significado coloquial, se trata de una extensión semántica, el contacto en la Terapia Gestalt se referirá a todo lo experimentado, de alguna manera, con alguna modalidad, usando algún mecanismo o facultad del organismo.

Por último, podemos referirnos a la delimitación del trabajo de la psicología. Consecuencia de la definición de experiencia y de contacto que hacíamos antes, es que lo digno de observar, estudiar, modificar…, está entre el organismo y el entorno, en el espacio-tiempo del contacto. La tarea de la terapia se libera de comprender las bases biológicas, de estudiar el cerebro, pero también de revisar lo externo, lo grupal, social o ambiental.

Hay que entender adecuadamente esto, no estamos ante una invitación a una mirada deslindada de los dos miembros del paquete “organismo entorno”, una situación que nos llevaría a una abstracción casi imposible de sostener. La delimitación es, en mi opinión, un intento de valorar todos los miembros de esta ecuación múltiple. Es imposible cerrar los ojos al conocimiento de los procesos orgánicos del cerebro, a su influencia en la percepción, la conducta y tantas otras cosas. Tampoco podemos negar la influencia mutua entre lo individual y lo social, un vínculo misterioso, pero a la vez inseparable de la condición humana. Pero el énfasis de la distinción de nuestro texto de referencia, recae en la valoración, muy especial, del elemento menos conocido y estudiado, una “tercera parte”, y que corresponde a ese espacio/tiempo compartido entre los dos elementos del contacto, organismo y entorno, hablamos del concepto de “frontera/contacto“, referido en una de nuestras frases iniciales.


[1] PHG. II. 1, 1 y sig

[2] PHG II 1.3