Back to Curso

2º Formación en Terapia Gestalt. Recursos

0% Complete
0/0 Steps
  1. BIENVENIDOS A ESTE CURSO

    MANUAL DEL ALUMNADO 2º VALENCIA
    3 Temas
  2. TALLERES TEÓRICOS
    LA ENTREVISTA INICIAL EN PSICOTERAPIA
    19 Temas
  3. TEST DE PSICODIAGNÓSTICO GESTALT H. SALAMA
    11 Temas
  4. FACILITACIÓN DE GRUPOS
    10 Temas
  5. FENOMENOLOGÍA Y ESCUCHA
    7 Temas
  6. LA TEORÍA DEL SELF (I)
    13 Temas
  7. CONCIENCIA CORPORAL (II)
    9 Temas
  8. TRABAJO CON FAMILIAS
    9 Temas
  9. TRABAJO CON PAREJAS
    15 Temas
  10. GESTALT PARA NIÑ@S Y ADOLESCENTES
    10 Temas
  11. LA PSICOPATOLOGÍA DESDE LA TERAPIA GESTALT (I)
    9 Temas
  12. SUEÑOS, DUELOS Y FANTASÍAS (I)
    11 Temas
  13. TÉCNICAS EN TERAPIA GESTALT: PSICODRAMA FENOMENOLÓGICO
    13 Temas
  14. TÉCNICAS EN TERAPIA GESTALT: PROYECCIONES GRÁFICAS
    12 Temas
  15. SUEÑOS, DUELOS Y FANTASÍAS (II)
    10 Temas
Lección Progress
0% Complete

Dado que delimitamos el interés de la terapia en la frontera entre el organismo y el entorno y que nos apoyamos en una perspectiva de campo, necesitamos entender ese fenómeno de campo que, en nuestra teoría, llamamos Frontera/ contacto, donde se da la experiencia:

“La experiencia se da en la frontera entre el organismo y su entorno, principalmente en la superficie de la piel y en los demás órganos de respuesta sensorial y motora. La experiencia es la función de esta frontera y lo que psicológicamente es real son las configuraciones “totales” de este funcionamiento, algún significado al que se llega, alguna acción que se completa.” (Perls et al. 1951, p. 277) [1]

Pre-Contacto  Toma de Contacto  Contacto Final  Post-Contacto  

La frontera/contacto es un concepto complejo, como casi todo en nuestra teoría. Hasta en la forma de escribir, el concepto, el párrafo es revelador: no se trata solo de una frontera, un medio de separar el organismo de cualquier otro objeto de su entorno. Tampoco se trata de un modo de acceder o acercarse a esos objetos (contacto). Ni siquiera de una frontera de contacto, un límite para contactar. Es todo eso a la vez. Estamos ante una idea ambivalente, la frontera es separación, a la vez que es contacto, define lo que es propio al organismo y al mismo tiempo, se abre a lo distinto, y así le permite ser más de lo que era, gracias a la incorporación de materiales nuevos del entorno.

Además, no podemos reducir la frontera/contacto solo a un lugar, un espacio físico, en donde se intercambian caricias o se entrechocan las manos. Es también un concepto abstracto, que conviene no definir demasiado para perder parte esencial de su comprensión. Así, con una mirada amplia y necesariamente menos precisa, podríamos entenderlo como un momento de apertura de los sentidos a lo que es ajeno al organismo, o mejor, como el espacio/tiempo que nos permite sentirnos (implicados, unificados) con algo o alguien. Desde esta perspectiva lo que he llamado espacio/tiempo resulta indisociable.

Aplicando lo que acabamos de explicar teóricamente, tendríamos que, en un encuentro terapéutico, la frontera/contacto aparece y va conteniendo materiales, fundamentalmente de orden psíquico, que van aportando ambos actores. También, ambos van a tener a su disposición esos materiales conjuntos que van a ir tomando formas diferentes a lo largo del proceso de toma y retirada del contacto. Dejará de tener interés quien ha aportado qué parte del material, para dedicar la atención a elaborarlo conjuntamente, a precisarlo, a compartir descubrimientos y emociones, en la dirección de la elaboración de una Figura compartida que facilite el contacto pleno.


[1] PHG II 1.1